Masaje metamórfico

Consiste en un toque suave e intuitivo de los pies, las manos y la cabeza. El principio de este masaje es reconectar al individuo con su etapa prenatal, recuperando así la fuerza vital que fue generada en el periodo de gestación.

Sus resultados son evidentes, consiguiendo un efecto equilibrante del sistema nervioso, reduciendo así el estrés,  y a nivel emocional ya que ayuda en casos de depresión y ansiedad; así como una profunda relajación física, por lo que puede emplearse como técnica de tratamiento único o como refuerzo o apoyo de otras terapias.

Es un masaje tan suave que puede usarse en bebés diariamante, en embarazadas para prevenir el cansancio, pesadez y edemas en las piernas, y ancianos.

Aunque el masaje se centra básicamente en los pies, se trabajan también las zonas reflejas de las manos, la cabeza y la espalda.